Beam - Estilo industrial

Estilo industrial

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Conoces los distintos estilos decorativos? Te presentamos la nueva sección de decoración, donde te enseñaremos los principales estilos y cómo podemos adaptarlos a nuestras viviendas. Además, te mantendremos al tanto de las nuevas tendencias, trucos decorativos y mucho más.

En este primer artículo, trataremos uno de los estilos que está más de moda, un estilo que combina elementos clásicos pero sencillos; con estilo pero muy funcionales. Hablamos del estilo industrial.

El estilo industrial es un estilo decorativo que tiene su origen en la arquitectura típica de la industria, una arquitectura con un gran atractivo visual que tiene que ver con la desnudez de su estructura y sus elementos.

Este estilo surge a comienzos de la segunda mitad del siglo XX, con epicentro en el barrio de Soho,Nueva York, al que jóvenes artistas se mudaron buscando espacios ecónomicos para vivir y trabajar, como eran los antiguos locales industriales desocupados.

Beam - Estilo industrial
Antigua nave industrial abandonada. Nótese los distintos elementos presentes: ladrillo visto, materiales desgastados, carpinterías metálicas, metales oxidados…

Los espacios

El estilo industrial puede definirse por el uso de espacios amplios, diáfanos, abiertos, con techos altos y con mucha luz. Destaca por la casi ausencia de divisiones, lo que hace que sea un estilo predominante en lofts.

Otra característica que destaca de este estilo es el uso de dos plantas o entreplantas, que separan el espacio principal de los dormitorios o áreas complementarias. Las escaleras de unión entre ambas plantas alcanza un importante peso decorativo.

Los espacios destacan por ser abiertos, diáfanos y con techos altos.

Beam - Estilo industrial
Antigua nave industrial abandonada. De nuevo se observa el tipo de carpinterías además de la altura de los techos.

Los colores

Los colores utilizados en este estilo suelen ser neutros, con tonos grises, azules y blancos, aunque también se usan tonos marrones y beiges como tierra o hueso. Todos éstos se corresponden a los materiales más utilizados en este estilo.

Si se desea darle un toque más alegre al ambiente, se recomienda el uso de una paleta de colores un poco más clara, con algún tono pastel que rompa la neutralidad. Por el contrario, para darle un aspecto más serio, deberemos destacar los colores oscuros y grises.

Los colores más usados son los tonos neutros. Para alegrar una estancia, podemos usar tonos pastel. Para ambientes más serios destacaremos tonos más oscuros.

Beam - Estilo industrial
Salón de estilo industrial con algunos tonos pastel

Los materiales

Los materiales más característicos son el metal, el ladrillo visto y la madera.

El metal es el elemento básico del estilo industrial. Puede usarse tanto en techos y paredes como en muebles, lámparas y todo tipo de elementos decorativos. Como el metal es un elemento muy frío, es conveniente combinarlo con la madera natural para crear un espacio más cálido. Es por ello que la combinación de estos dos materiales triunfa en este estilo.

Otro material destacable en el estilo industrial es el ladrillo visto, usado fundamentalmente en paredes, ya sea en su color natural o pintado de blanco. Si te gusta este estilo pero tus paredes no son de ladrillo visto, puedes hacer uso de papel decorativo que imita muy bien al ladrillo, ayudándote a conseguir un aspecto muy similar.

«Los materiales más característicos son el metal, el ladrillo visto y la madera».

El mobiliario

Los muebles de este estilo se caracterizan por su aspecto desgastado o decapado, con colores oscuros y fríos. Podemos encontrar muebles acordes a este estilo tanto en tiendas de decoración como en rastros o anticuarios, hechos con metal, cuero y madera.  

Es muy importante no abusar de elementos superfluos ya que se trata de un estilo decorativo minimalista y romperíamos la armonía del ambiente.

La elección de los accesorios y objetos decorativos es muy importante. Podemos destacar el uso de las lámparas colgantes tipo industrial, los elementos de vidrio, los libros antiguos, maletas desgatadas y las lámparas grandes de pie. En definitiva, elementos que nos recuerden a la estética de la Revolución Industrial y a la segunda mitad del siglo XVIII.

La iluminación

Por la amplitud de sus espacios, la luz juega un rol fundamental en este estilo. Por ello, son protagonistas los grandes ventanales y techos muy altos, que permitan la entrada de luz por todo el espacio. No se recomienda el uso de cortinas pues las ventanas, que imitan la estética de antiguas fábricas, ocupan un papel clave ya que la luz debe inundar el ambiente. Es preferible el uso de estores.

La iluminación artificial también es muy importante y la posibilidad de dejar visto todo el cableado da una gran flexibilidad. El uso de lámparas tipo galponeras y luminarias incandescentes antiguas colgando del techo son una buena elección.

Beam - Estilo industrial
Lámparas incandescentes desnudas, muy usadas en este estilo

Otros aspectos

Otra característica destacable del estilo industrial es la aparición de elementos vistos, tanto en instalaciones como en estructura. Años atrás, dejar las vigas, las tuberías y el cableado visto en una vivienda daba sensación de falta de calidad y falta de terminación pero en este estilo ocupan un papel fundamental ya que forman parte de la decoración.

Los techos altos también son una característica predominante en naves industriales, que se alzan para dar cabida a máquinas de instalaciones. Sin embargo, hoy en día solo las viviendas más antiguas gozan de estos techos por lo que puede ser muy atractivo aplicar este estilo en proyectos de reformas de estas viviendas.

Por otro lado, las texturas de este estilo están llenas de irregularidades e imperfecciones pues no se busca la perfección de paramentos pulidos si no que se busca mostrar el paso del tiempo con el material usado. Tanto es así que es muy común ver paredes manchadas o descoloridas y encontrarnos ladrillos muy irregulares, que dan fuerza a la decoración, pudiendo confundirse con el estilo dirty chic, del que hablaremos más adelante.

Podemos concluir diciendo que el estilo industrial es un estilo muy versátil donde se hacen protagonistas los materiales constructivos, las instalaciones y el uso de mobiliario diseñado para resistir el paso del tiempo.

¿Y tú? ¿Aplicarías este estilo en tu vivienda?

¿Te ha gustado el artículo? Si es así, ¡compártelo, comenta y haznos saber qué te parece!

Share on facebook
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin
Share on whatsapp

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *